47 científicos españoles en busca de la vacuna | El Comercio

Los velocistas de 2020 corren por circuitos exiguos carentes de luz natural, visten incómodos trajes de protección y manejan probetas con microorganismos potencialmente mortíferos. Doblegados por el diabólico coronavirus, los gobiernos y las sociedades del mundo invocan a la científicos para que se olviden de su condición natural de corredores de fondo y se calcen las zapatillas de esprinters. La especie humana necesita herramientas eficaces con las que plantar cara a la pandemia. Y las necesita con urgencia. Nunca antes se había exigido tanto a la investigación médica y nunca antes ésta había reaccionado con tanta celeridad y contundencia.

Hasta 53 instituciones académicas, centros de investigación y compañías farmacéuticas de Europa, América, Asia y Oceanía, según el cómputo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), disputan la carrera a contrarreloj por alumbrar cuanto antes una vacuna que permita anular el Covid-19. Buena parte de ellos están inmersos en ello desde enero, cuando las partículas infecciosas estaban aún diseminándose desde Wuhan hacia el resto del planeta. Para entonces, los científicos de China ya habían secuenciado el material genético de Sars-CoV-2 -una información crucial para averiguar cómo ataca a las células humanas y enferma a las personas-, que se apresuraron a compartir con la comunidad internacional al objeto de incentivar su estudio y acelerar la búsqueda de un arma con el que hacerle frente.

Noticia completa: 47 científicos españoles en busca de la vacuna | El Comercio

Comparte las buenas noticias