“No hay evidencias suficientes para pensar que los animales que se infectan contagien al humano” | SINC

La tigresa malaya, Nadia, de cuatro años, del zoológico de Bronx en Nueva York mostró una tos seca, por eso los laboratorios veterinarios del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) decidieron hacerle un test de COVID-19. Esta semana se ha confirmado el positivo. Junto a Nadia, su hermana Azul, otros dos tigres y tres leones presentaron síntomas de la enfermedad.

Según la Wildlife Conservation Society, los felinos pudieron infectarse por uno de los cuidadores que era asintomático, antes de desarrollar los síntomas. “Ahora se han implementado medidas preventivas apropiadas para todo el personal que los cuida y los otros felinos en nuestros cuatro zoológicos, para evitar una mayor exposición de cualquiera de los otros felinos del zoológico”, decían en un comunicado.

La infección de los felinos se une a la de dos perros, uno de raza pomerania que desarrolló una respuesta inmune al virus por la presencia de anticuerpos, según la Universidad de Hong Kong, y de un gato con signos clínicos de enfermedad respiratoria, cuyo dueño estaba infectado por SARS-CoV-2, según la Universidad de Lieja en Bélgica.

Para Elías Fernando Rodríguez Ferri (Navarra, 1948), catedrático emérito de Microbiología e Inmunología de Sanidad Animal de la Universidad de León, es aún pronto para saber la importancia de estos casos puntuales de animales domésticos infectados.

Noticia completa: “No hay evidencias suficientes para pensar que los animales que se infectan contagien al humano” | SINC

Comparte las buenas noticias