“Las aplicaciones para detectar contagios son un experimento que vale la pena probar” | SINC

“Cuando los términos rastreo, teléfono y app aparecen en la misma frase parecen sugerir que el móvil nos está rastreando, cuando no es así”, dice Manuel Carro, profesor de Informática en la UPM y director del Instituto IMDEA Software. Él prefiere hablar de “seguimiento de interacciones”. Es uno de los muchos matices que enriquecen la cuestión de las apps del coronavirus, presentadas a menudo de manera extrema: o panacea o amenaza para la privacidad.

Para Carro, uno de los expertos en España que más de cerca ha seguido los vaivenes en su desarrollo, no son ni una cosa ni otra. Nos habla de por qué están tardando en llegar y defiende que, aunque se desconoce su eficacia real, vale la pena apostar por ellas como complemento a la labor de los rastreadores humanos. “Quizá de haberlo hecho antes [en España] tendríamos menos rebrotes ahora”, dice.

Precisamente, el pasado viernes Pedro Sánchez puso a disposición de las comunidades autónomas Radar COVID, la app española de rastreo de contactos, impulsada por la Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, tras haber superado con éxito el periodo de pruebas en la isla canaria de La Gomera.

Usted insiste en que esta tecnología no sustituye a los rastreadores humanos, sino que amplifica su alcance.

Sí. Es muy importante subrayar esto. El objetivo es complementar la labor de los rastreadores manuales, especialmente si, como parece ser el caso, no tenemos un número suficiente de ellos. Las técnicas de rastreo manual no se deben abandonar, es más, hay que reforzarlas todo lo posible. Otra cosa sería una imprudencia, siempre se ha dicho que el uso de apps es un experimento.

“Las técnicas de rastreo manual no se deben abandonar, hay que reforzarlas todo lo posible. Otra cosa sería una imprudencia”

Noticia completa: “Las aplicaciones para detectar contagios son un experimento que vale la pena probar” | SINC

Comparte las buenas noticias