PCR, test rápido y test serológico: cómo se diferencia cada prueba del coronavirus | El Confidencial

Es algo de lo que llevamos hablando desde el inicio de la pandemia. Ya en febrero, se empezó a saber, entre el gran público, lo que era una PCR. En marzo, vimos cómo se disparaba la esperanza en unos test rápidos que luego no cumplieron las expectativas y, algo después, comenzamos a hablar de test serológicos para conocer quién había pasado el virus tras la primera ola. Todos los nombres empezaron a cruzarse y mezclarse, y ahora, con la llegada de septiembre, los conceptos vuelven a bailar cuando entre instituciones y empresas que por diversas razones (algunas puede que por puro populismo pandémico) han lanzado campañas gigantes para testar a millones de personas. Pero ¿cómo no perderse entre tantos conceptos?

Positivo en PCR, anticuerpos IgG, anticuerpos IgM, test de antígenos… Últimamente, cada vez más gente se familiariza con estos términos, pero muchas veces se confunden. ¿Qué indica cada nombre, qué hacer si eres positivo o negativo en cada uno de ellos? Por suerte, hay expertos y administraciones que llevan meses hablando de ello o intentando explicarlo, y es sencillo aclarar estas dudas. Incluso el propio Ministerio de Sanidad ha lanzado distintos comunicados para explicar las diferencias y evitar confusiones.

La prueba más conocida de las que se hacen para detectar el coronavirus y frenar la pandemia son las PCR. Es el famoso palito que te introducen hasta el fondo de la nariz y en la garganta que puede ser muy doloroso. España ya ha realizado más de siete millones, según datos de Sanidad, y es el método más conocido de todos. ¿La razón de esta fama? Que es la que detecta el virus cuando está activo en tu cuerpo.

Como explicaba Daniel Carnevali, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, en este artículo para El Confidencial, la prueba PCR (reacción de cadena de polimerasa, PCR por sus siglas en inglés) detecta la presencia de ARN del virus en las muestras respiratorias que deben ser tomadas en la zona posterior de la faringe. Si la prueba es positiva (detecta ARN viral), entendemos que existe multiplicación viral. “Esta prueba nos confirma la existencia de una infección activa y que el individuo es capaz de contagiar a otros”.

Noticia completa: PCR, test rápido y test serológico: cómo se diferencia cada prueba del coronavirus | El Confidencial

Comparte las buenas noticias