¿Afectan el calor o el frío a la propagación del COVID-19? | Europa Press

Al comienzo de la pandemia de coronavirus, había grandes esperanzas de que las calurosas temperaturas del verano pudieran reducir su propagación. Aunque el verano no trajo un alivio generalizado, la conexión entre el clima y el COVID-19 sigue siendo un tema candente. El clima influye en el entorno en el que el coronavirus debe sobrevivir antes de infectar a un nuevo huésped. Pero también influye en el comportamiento humano, que mueve el virus de un huésped a otro.

Ahora, una investigación dirigida por la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos) ha aportado algo de claridad al papel del clima en la infección de COVID-19, con un nuevo estudio que descubre que la temperatura y la humedad no juegan un papel significativo en la propagación del coronavirus. Eso significa que, tanto si hace frío como calor fuera, la transmisión de COVID-19 de una persona a otra depende casi totalmente del comportamiento humano.

«El efecto del clima es bajo y otras características como la movilidad tienen más impacto que el clima. En términos de importancia relativa, el clima es uno de los últimos parámetros», explica Dev Niyogi, el líder de la investigación, que se ha publicado en la revista científica ‘International Journal of Environmental Research and Public Health’.

Lee la noticia completa: ¿Afectan el calor o el frío a la propagación del COVID-19? | Europa Press

Comparte las buenas noticias